Retablos

Restauración de bienes muebles realizados en madera: retablos, tallas...

Cruceiros y petos de ánimas

Restauración de bienes inmuebles realizados en piedra: cruceiros, petos de ánimas...

Pintura mural

Restauración de pinturas murales y retablos pétreos policromados.

Pintura de caballete

Restauración de pintura sobre tela, cobre y tabla.

Virtualización del patrimonio

Levantamiento fotogramétrico y edición en 3D.

Piezas arqueológicas

Restauración de material arqueológico: cerámico, pétreo, metálico...

Santa María de Sela 3.

Aquí os dejamos un video con imágenes y una pequeña animación de la conservación y restauración de las pinturas de Santa María de Sela.


Pinturas Santa María de Sela from Tau restauracion on Vimeo.


Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-CompartirIgual 4.0 Internacional.

Santa Mariña de Sela. 2


En esta nueva publicación de la restauración de las pinturas de santa Mariña de Sela, os contaremos un poco los trabajos llevados a cabo hasta el momento.
Cada uno de los procesos realizados se tratarán de exponer desde un punto de vista sin demasiados tecnicismos, con el fin de crear canales de dialogo comprensibles entre los profesionales que estudian en intervienen en los Bienes Culturales y el resto de la sociedad. 
La divulgación debe generar inquietudes e interacciones de carácter positivo que ayuden a fomentar la conservación del patrimonio.

Fase 1.
La principal preocupación en la primera fase de intervención se centró en la fijación y consolidación de la policromía. Esta, como se mencionaba en la entrada anterior, presentaba unos altos niveles de deterioro, siendo necesario realizar una intervención de urgencia empapelando las zonas más sensibles y con riesgo de pérdida.


Empapelado.
El proceso de empapelado consiste en la aplicación de un adhesivo mediante uso de pinceles suaves. Para llevar a cabo estos trabajos, es necesario realizar una hidratación previa de la superficie a tratar y a continuación se interpone papel japonés entre la policromía y el pincel para evitar la pérdida de los estratos que están a punto de desprenderse.


En las pinturas de Sela, la superficie que fue necesario empapelar ocupaba un alto porcentaje de toda la superficie. Esto nos da una idea del deterioro que presentaba la obra a nivel superficial.
De no haber intervenido en un plazo corto de tiempo, todas las escamas que se encontraban semidesprendidas probablemente se habrían caído sin posibilidad de ser recuperadas.
A continuación se muestran imágenes de algunas escenas después de haber realizado el proceso de empapelado.




Junto con el empapelado de las zonas de riesgo, se realizó también una fijación superficial de las policromías que forman parte de los fondos de cada escena. Estas también presentaban unos índices de pulverulencia altos, por lo que fue necesario aplicar adhesivos muy diluidos mediante aspersión antes de realizar los primeros contactos directos con las pinturas.

Limpieza superficial.
Con el estrato de policromía asegurado, se pudieron empezar los primeros tratamientos de limpieza, que se realizaron utilizando métodos mecánicos con ayuda de brochas y pinceles de diferentes tamaños y durezas en función de la zona a intervenir. En este proceso se eliminó acumulación de polvo superficial.

Desencalado. 
Tanto la superficie que rodea a las escenas como la correspondiente a la pared interior del arco, presentaban varias capas de cal aplicadas a lo largo de los años. El numero de estratos acumulados era variable localizándose tres zonas de aplicación diferentes. Con el fin de conservar el estrato original sobre el cual se aplicaron las pinturas, se procedió a eliminar las diferentes capas superpuestas empleando métodos de tipo mecánico (bisturíes de diferentes tamaños y formas dependiendo de la zona a actuar).







En la pared del arco, justo enfrente del retablo, se realizó un trabajo previo en busca de posibles pinturas subyacentes. Para ello se realizaron una serie de catas a lo largo de todo el muro, pero no se encontraron indicios de la existencia de policromías.




Desempapelado.
Una vez eliminadas todas las cales, se inició la retirada del papel utilizado en el sentado de urgencia. Durante este proceso, además, se realizó una inspección de toda la superficie para finalizar los trabajos de fijación de policromías. 
La finalidad de estos tratamientos es lograr que el adhesivo empleado penetre por toda la zona a fijar a través de las fisuras, y consolidar zonas pulverulentas. Para realizar esta operación, se utilizaron métodos mecánicos de inyección o impregnación dependiendo del tipo de alteración. Además, fue necesario actuar de forma puntual en algunas partes del soporte para consolidar pequeñas grietas y huecos por medio de inyecciones de lechadas de cal.



Reconstrucción con morteros.
También se realizaron reconstrucciones matéricas en las grietas y huecos de mayor tamaño. Para el relleno de estos espacios se utilizaron morteros a base de cal con árido fino o marmolina dependiendo del espesor de la laguna y el acabado final que se pretendía dejar en cada una.
En algunos casos fue necesario mantener el empapelado en zonas cercanas a las grietas hasta asegurar cada uno de los estratos.


Limpieza.
Los trabajos de limpieza se pudieron empezar una vez finalizada la fase de fijación y consolidación. Para ello se emplearon principalmente métodos métodos de limpieza de tipo químico combinados puntualmente con otros de tipo mecánico.
Antes de elegir los productos adecuados para aplicar sobre la superficie, fue necesario realizar una serie de pruebas en base a criterios de penetrabilidad, retención y polaridad, utilizando en todo momento disoluciones gelificadas.
La aplicación del gel se realizó mediante pinceles interponiendo papel japonés entre la superficie y el producto para evitar dejar residuos del espesante empleado. En todo momento se utilizó agua desmineralizada para las disoluciones acuosas, y fue importante realizar correctos trabajos de neutralización comprobando los índices de PH antes y después de las aplicaciones.





Santa Mariña de Sela. 1


Se ha cumplido un mes desde el comienzo de los trabajos en la iglesia de Santa Mariña de Sela, y queremos comentar un poco el estado de conservación en el cual se encontraban las pinturas. 
En las próximas semanas intentaremos seguir informando sobre los diferentes procesos y fases de actuación en la obra. 



Las alteraciones encontradas en las pinturas de Santa Mariña de Sela resultan preocupantes y ponen en peligro su estado de conservación.
La naturaleza del soporte, la técnica de ejecución y los materiales empleados junto con la acción de agentes ambientales, biológicos y humanos, han desencadenado una serie de deterioros que a día de hoy están afectando directamente a la policromía de esta obra del siglo XVIII.

Las causas de alteración en las pinturas murales, en general, son mayores y más agresivas que en las pintura de caballete, ya que normalmente están expuestas a un mayor número de factores externos, que a su vez serán más intensos. Las pinturas son visibles en toda la superficie de la bóveda y únicamente las partes bajas presentan una capa de cal bajo la cual no se han apreciado restos de policromía.


Según los estudios realizados se han podido observar las siguientes incidencias:


Presencia de grietas por separación de piezas.


Levantamientos y pérdidas de estratos tanto de preparación como pictóricos.


Disgregación de morteros en zonas de juntas entre sillares.


Acumulación de suciedad en superficie (polvo y partículas de humo).


Presencia de golpes y rozaduras.


Presencia de desgastes y zonas con policromía en estado pulverulento.

Con el fin de determinar de manera precisa algunos materiales constituyentes de las pinturas, se realizaron una serie de estudios científicos basados en el análisis de micromuestras extraídas de diferentes zonas que podrían resultar interesantes. En total se recogieron tres muestras de policromía y una de mortero que se enviaron a los laboratorios de Arte-Lab S.L.   Pdf del estudio.



SOPORTE.
Desde un punto de vista general la estructura sobre la que se sustenta la obra pictórica no presenta problemas de humedades por filtraciones de la cubierta, esta ha sido reformada recientemente y posee un sistema de evacuación de aguas a través de bajantes.
El soporte está ejecutado en sillería granítica. En general, se encuentra en buen estado de conservación y únicamente se aprecian algunas grietas que coinciden con las zonas de encintado.
Se observan además dos tipos de mortero:
- Original: realizado antes de la realización de las pinturas y aplicado solo en las llagas entre sillares. La ejecución y acabado de éste mortero es muy minuciosa y se percibe la preocupación por enmarcar con máximo cuidado los rectángulos correspondientes a cada uno de los sillares.



- De reposición: posterior a las pinturas y aplicado a modo de reparación en juntas que perdieron en su día mortero original. La técnica de ejecución de estas argamasas es bastante mala llegando en ocasiones a cubrir parte de la policromía.



Sobre la piedra y el mortero de las juntas se aplicó un enlucido de yeso que guarnece toda la cara interior de la fabrica de piedra a modo de enfoscado y por encima del cual se ha aplicado la pintura
Se trata de un enfoscado ligero que se extiende directamente sobre la pared martillada. El reducido grosor de esta preparación hace que la superficie no sea lisa y que muestre las irregularidades del soporte. Tiene un espesor y una distribución irregular según la zona de la bóveda en la cual nos situemos.
Por lo general presenta una superficie frágil, principalmente en las zonas de juntas entre los sillares. Se aprecian pequeñas fisuras, lagunas y grietas superficiales ocasionadas por los posibles movimientos del soporte, la deshidratación del mortero o por humedades.

También observan pérdidas puntuales y erosiones superficiales debidas a manipulaciones agresivas, golpes o conservación descuidada.



PELÍCULA PICTÓRICA.
En un principio se pensó en la posibilidad de que las pinturas se trataran de un temple, los resultados de las analíticas desvelaron que el aglutinante empleado en los pigmentos estaba compuesto por aceite, concretamente de lino.
Para la ejecución de la obra se empleó una paleta de color simple. En las muestras analizadas se han podido determinar los siguientes pigmentos y cargas:
- Albayalde, blanco de bario, yeso, silicatos y carbonato cálcico para los colores blancos.
- Azul de Prusia en los azules.
- Tierras y minio en los anaranjados.
- Carbón vegetal en el negro.

Toda la superficie pictórica se encuentra recubierta de una densa capa de suciedad grasa ennegrecida, que en ciertas zonas dificulta la visión del color original. Además existen restos de ácidos grasos y hollín acumulado por las velas.
Hay que señalar la acción degradante del polvo, como elemento catalizador de la humedad ambiental y portador de partículas sulfurosas, que se desarrolla sobre la base de la preparación y del estrato de la película pictórica favoreciendo así a los procesos de alteración.
El estado de conservación que presenta la policromía esta determinado por los procesos naturales de deterioro del mismo material, los movimientos del muro y los del ambiente. Así ésta se encuentra pulverulenta en áreas concretas (fondos ocres y azules) y muy exfoliada en extensas zonas.
En algunos puntos de la superficie se pueden observar además arañazos golpes y fricciones probablemente ocasionados por malas manipulaciones.

Por toda la superficie pictórica se suceden lagunas de diferentes dimensiones, ocasionadas por la erosión, desgaste o pérdidas por falta de adhesión. Podría decirse que este estrato es el punto más inestable de todo el conjunto. 








En la zona posterior de la bóveda la pared no presenta ningún tipo de representación. Después realizar algunas catas se ha podido comprobar la inexistencia de decoraciones. 


Pinturas de Santa Mariña de Sela.



En esta semana, darán comienzo los trabajos de conservación y restauración de las pinturas murales pertenecientes a la Iglesia de Santa Mariña de Sela situada en el municipio de Arbo, provincia de Pontevedra.



Las pinturas ocupan toda la superficie del techo abovedado perteneciente al presbiterio. 

TEMAS.
  • Calle central: tres escenas; la Santa Cena, la Oración en el Huerto y el Beso de Judas.
  • Calle derecha o del lado de la Epístola: seis escenas; Cristo ante Anás, Cristo ante Caifás, Cristo ante Herodes, la Flagelación, la Coronación, y la representación del Ecce Homo.
  • Calle izquierda o del lado del Evangelio: seis escenas; Cristo con la cruz a cuestas , la Caída de Cristo y la ayuda de Ciríneo, la lanza Sagrada, la Piedad y la Resurrección.
Santa Cena.


El Maestro, en el medio, rodeado de doce apóstoles, sin apenas diferencias fisonómicas en sus rostros. Todos aparecen sentados frente a una mesa rectangular dispuesta en perspectiva invertida, por lo que la sensación de planitud es absoluta. Solo se reconocen dos personajes: Judas en primer plano a la derecha, lleva en su mano la bolsa del dinero y a la izquierda de Cristo: Juan recostado y como joven imberbe. 
Inscripciones: Ambas inscripciones se sitúan sobre un fondo ocre claro y son de color negro. En el lateral derecho inferior « N 1» y debajo de la mesa en lateral izquierdo «CENACULO».

Oración en el Huerto.

La composición se centra en la figura de Jesucristo, arrodillado en actitud de orar, disponiéndose en el ángulo superior izquierdo el ángel portando el cáliz y la cruz. A su izquierda se disponen San Juan, San Pedro y posiblemente Santiago, dormidos en postura poco naturalista. El artista aún conserva ciertos ecos de la pintura medieval aplicando una jerarquía mayor a la figura de Cristo con el fin de darle mayor importancia.
Inscripciones: En lateral derecho inferior sobre el fondo amarillo « N 2».

El Beso de Judas.

Toda la escena se centra en el beso de Judas a Jesús, gesto con el que indica que se trata del Nazareno, mientras dos soldados, alzando sus armas, se acercan para prenderle. Otro personaje completa la escena, derribado en primer plano Malco, criado del sumo sacerdote, que lleva una linterna en la mano para alumbrar a los soldados .
Inscripciones: En lateral derecho inferior sobre el fondo amarillo « N 3».

La Comparecencia ante Anás.

Antes del amanecer Jesús es llevado ante Anás el ex-sumo sacerdote. Anás no quiso ocuparse del detenido y lo envió a su yerno Caifás. Anás reconocible por su mitra episcopal recibe de pie a Jesús, que aquí se nos presenta maniatado entre dos soldados.
Inscripciones: En lateral derecho inferior sobre el fondo amarillo « N 4» y lateral izquierdo sobre el fondo azul «A NAS».

Cristo ante Caifás y la negación de Pedro.

El tema del escarnio aquí se combina con la negación de Pedro que es desenmascarado por una sierva en la casa de Caifás. Un soldado lleva a Jesús ante el sumo sacerdote de la secta de los saduceos, Caifás. Caifás aparece sentado y señalándole con el dedo, para enfatizar el escarnio, en la parte de la derecha de la composición vemos a Pedro. 
Inscripciones: En lateral derecho inferior sobre el fondo amarillo « N 5» y lateral izquierdo sobre el fondo azul «CAIFÁS».

Presentación a Herodes.

Herodes, a la izquierda, vestido con una rica túnica, con corona y el cetro, esta medio incorporado en un trono. Jesús aparece en el centro de la composición atado y rodeado de soldados.
Inscripciones: En lateral izquierdo inferior sobre el fondo amarillo « N 6» y lateral izquierdo sobre el fondo azul «HERODES».

La Flagelación.

Se representar a Cristo atado por cuerda que sostiene un soldado en lugar de estar atado a la columna. A su derecha un sayón levantando su látigo de correas de cuero mientras que en la otra mano sostiene un haz de varas.
Inscripciones: En lateral derecho inferior sobre el fondo amarillo « N 7».

La Coronación

Jesús aparece sentado vestido con un manto rojo, mientras que uno de los soldados le corona con espinas y el otro le coloca el cetro de caña.
Inscripciones: En lateral derecho inferior sobre el fondo amarillo « N 8».

La representación del Ecce Homo.

Jesús es exhibido por Pilato sobre un estrado. Se nos representa a Jesús con la corona de espinas, el manto rojo y el cetro de cañas entre las manos atadas. A la derecha en la parte superior, se representa a Ancilla, mirando a través de una ventana.
Inscripciones: En la parte inferior sobre el fondo amarillo « N 9», debajo de los pies de los personajes «ECCE HOMO», lateral izquierdo «ANCILLA» y «PILATOS»

Cristo con la cruz a cuestas.

Cristo avanza con la túnica roja, la corona de espinas en la frente y la soga al cuello. Jesús va precedido por heraldo tocando la trompeta y por detrás un soldado que lleva un portaestandarte con la inscripción S.P.Q.R. Siglas que vienen de la frase en latín “Senatus Populus Que Romanus”, que hace referencia al origen republicano de Roma, una seña de identidad.
Inscripciones: En la parte inferior sobre el fondo amarillo « N 10».

La Caída de Cristo.

Se representa la figura con cierto movimiento de Cristo cayendo y detrás un soldado con la mano en alto ordenándole que se levante. Otros dos personajes más a izquierda y derecha completan la escena.
Inscripciones: En la parte inferior sobre el fondo amarillo « N 11».

La Ayuda de Cirene.

Representa el momento en que Simón Cirene (a la derecha) ayuda a Jesús que camina con la soga atada la cuello, a llevar la pesada cruz. En esta escena se incorpora el encuentro con la Virgen.
Inscripciones: En medio de la escena sobre el fondo amarillo « N 12».

La lanza Sagrada.

Cristo clavado en la cruz es atravesado por la lanza de un soldado romano. Jesús se muestra muerto, con los ojos cerrados, la cabeza caída ligeramente hacia la derecha con una postura natural donde los brazos se inclinan ante el peso de su cuerpo. La forma de suspenderse en la cruz será por medio de tres clavos, al ser taladrados los dos pies, dispuestos uno sobre otro. La cruz en forma de cruz latina esta hecha de dos travesaños de madera rectos y en la parte superior del vertical se coloca la inscripción INRI (Iesus Nazarenus Rex Iudeorum). A los pies de la cruz se disponen la Virgen y San Juan.
Inscripciones: En la parte inferior a la izquierda sobre el fondo amarillo « N 13».

La Piedad.

La Virgen, se nos presenta cubierta con un gran manto y toca, está sentada a los pies de la cruz donde acoge el cuerpo sin vida de su Hijo que tiene un tamaño similar al de la Virgen. Jesús, se tiende rígidamente en el regazo de María en horizontal y ésta le sujeta con ambas manos. A sus pies, en el suelo los símbolos del martirio.
Inscripciones: En la parte inferior a la izquierda sobre el fondo amarillo « N 14».

La Resurrección.

Cristo resucitado, portando el lábaro (cruz y estandarte de victoria) en su mano izquierda, en alusión a su triunfo sobre la muerte. A sus pies se encuentran dos soldados dormidos.
Inscripciones: En la parte inferior derecha sobre el fondo amarillo « N 15» y en lateral derecho sobre fondo azul «RECUREIÇAÕ»

HERÁLDICA.

Además de estas escenas se puede apreciar en la cabecera de la calle central otro recuadro con motivos ornamentales de tipo floral y un escudo que representa a la casa de Puga y Nóvoa.
Esta heráldica se repite en el pazo casa grande de Sela, situado justo al lado de la iglesia y cuyos orígenes se deben ligar a Baltasar de Puga y Nóvoa, párroco de Sela hacia finales del siglo XVIII.